domingo, 7 de septiembre de 2008

Wim Wenders se justifica

A todos nos sorprendió ayer que Mickey Rourke, el actor protagonista de la película vencedora del León de Oro en Venecia, "The wreslter", no fuera designado también mejor actor del festival, sobre todo tras haber levantado las mayores admiraciones entre la crítica y el público, y ser lo más destacado de una sección oficial más bien discreta. Y sorprende aún más cuando Win Wenders, el presidente del jurado, antes de anunciar la película ganadora, introdujo en el preludio una sincera y admirada alabanza hacia la interpretración de Mickey Rourke en la película. Entonces, ¿Por qué no le dieron el premio a mejor actor a Rourke? Tal como cuentan en ABC, "la ausencia del actor en el palmarés provocó, en el momento de anunciarse la Copa Volpi de interpretación, un sonoro abucheo en la sala de prensa, más cuando el ganador fue el italiano Silvio Orlando por «Il papa de Giovanna»; y es que en Venecia, es habitual que salga beneficiado algun actor patrio. El presidente del jurado reveló, más tarde en rueda de prensa y de manera indirecta, el porqué de esa decisión al pedir a la Mostra que no sea tan rígida con los premios, ya que si una película recibe el premio al mejor actor o actriz no puede ganar también el León de Oro."
Tal como señala el propio artículo, esta decisión, además de ser absurda es incoherente con otras decisiones tomadas en pasadas ediciones. En 2004, "Vera Drake", la película de Mike Leigh anterior a "Happy go lucky" se llevó el León de Oro a mejor película y la Copa Volpi a mejor actriz a Imelda Staunton.
Las reglas oficiales determinan que en los festivales de primera categoría (Cannes, Venecia, San Sebastián, Berlín...) no se pueden dar más de dos premios a una misma película. "The wrestler" "sólo" se llevó el León de Oro, por lo que perfectamente Rourke podría haberse llevado esa Copa Volpi que tanto se merecía.
Me sorprende esta repuesta de un gran director como Win Wenders. Pero todos sabemos la verdad: el premio a Silvio Orlando era la única vía de escape para que el jurado premiara algo de las cuatro películas italianas presentadas a concurso tras la notoria falta de calidad de todas ellas. Que lo hagan, que lo justifiquen, pero está claro que Mickey Rourke se merecía ese premio. Tal vez el futuro le recompense... ¿con un Oscar?