miércoles, 8 de octubre de 2008

"W" divide a la crítica

Igual que si fueran unas elecciones, la última película de Oliver Stone ha dividido a la crítica. Según la agencia EFE, el film es considerado por muchos como una cinta "inusual e interesante", mientras que para otros está lejos de poder considerarse una buena película. "La película ofrece una imagen clara y plausible del maquillaje psicológico del actual mandatario y, considerando la reputación de Stone y la vasta impopularidad de Bush, ofrece un tratamiento relativamente imparcial y moderado de las políticas recientes", sostiene la revista Variety. "Para un filme que podía haber sido una abrasadora sátira o una rotunda tragedia, 'W' es, en todo caso, demasiado convencional, especialmente en cuanto a su estilo", agrega la publicación.
Sin embargo, prevé que la cinta no resultara de gran interés para el gran público debido a que "no se conoce el final de la historia".
Para la revista The Hollywood Reporter, la cinta es "valiente", aunque "no necesariamente buena". "Su mayor valor recae en su intención de hablar sobre todo de lo que pasa por nuestras mentes ahora mismo sin esperar a que lo hagan los historiadores", explica la publicación. "Se merece un juicio justo a cargo de la audiencia
estadounidense".
En el plano interpretativo, mención especial merece Josh Brolin, en un "tono perfecto en cuanto a las maneras y el habla" de Bush. "Brolin no se parece demasiado a él, pero crea un personaje memorable que puede que no sea 'W', pero tiene vitalidad en sus certezas y confusiones", agrega la revista. "Lo mismo sucede con James Cromwell (George Bush padre), no tan insistente en imitar al presidente número 41 de EEUU sino en captar su naturaleza paciente y patriarcal", comenta The Hollywod Reporter. De igual forma se alaba el trabajo de Richard Dreyfuss como el vicepresidente Dick Cheney, al igual que el de Jeffrey Wright como el secretario de Estado Colin Powell y el de Toby Jones como el asesor Karl Rove.
En cambio, las mujeres del reparto no están tan acertadas, según la publicación. En su opinión, Thandie Newton no convence como la actual secretaria de Estado Condoleezza Rice, al igual que Elizabeth Banks y Ellen Burstyn, que parecen "no saber qué hacer" con sus personajes, Laura y Barbara Bush, respectivamente."