martes, 2 de septiembre de 2008

Toma Dos: "Milk"


FICHA DE LA PELÍCULA
Director: Gus Van Sant
Reparto principal: Sean Penn, Josh Brolin, Emile Hirsch, James Franco y Diego Luna
Guión: Dustin Lance Black
Compositor Banda Sonora: Danny Elfman
Director fotografía: Harris Savides
Fecha prevista estreno EEUU: 26 noviembre

Gus Van Sant es el tipo de cineasta que revitaliza el cine actual. Transgresor, algo desmesurado, pero con la sensibilidad necesaria para no caer en el exceso. Con Gus Van Sant no hay término medio: o te encanta o te horroriza. A lo largo de sus más de veinte años de carrera como director, Van Sant nos ha regalado joyas sorprendentes, retratos traumáticos e historias profundas contadas a partir de su singular punto de vista. Van Sant se jacta de hacer algo diferente, y en realidad lo hace. Sus películas apenas dejan caer al espectador en la indiferencia, y cada escena parece imprescindible para contar la historia que se propone.

Sin embargo, a pesar de poseer tan grandes virtudes, Gus Van Sant apenas ha logrado el reconocimiento de la Academia. A ojos de muchos académicos, Van Sant es un tipo raro que le gusta meter el dedo en la llaga, que corrompe ciertas escenas y es demasiado atrevido en su narrativa y forma de exponer el argumento de un film. Hasta hace bien poco, ser considerado así era una condena incapaz de combinarse con posibilidades para un Oscar. Van Sant sólo ha logrado la nominación a mejor director en 1998 por "El indomable Will Hunting", cuyos méritos de tan buena película se lo llevaron Matt Damon y Ben Affleck con el Oscar al mejor guión, dejando al pobre Van Sant en un segundo plano. Sin embargo, "Milk" tiene muchas posibilidades más que otros films suyos. En los últimos años, la Academia ha experimentado un gran cambio y el cine independiente y de historias arriesgadas han irrumpido con sonoro ruido en las nominaciones e incluso concesiones de estatuillas. La Academia ha virado y ha visto que hay mucho más cine (y mejor) fuera de la industria de Hollywood. "Milk" no es un cine independiente similar a "Gerry" (2005), "Paranoid Park" (2007) o "Elephant" (2003), pero sí es a todas luces un producto diferente a día de hoy con posibilidades de entrar en la terna de favoritos a los Oscar. Además, cierto sector progresista no para de demandar el reconocimiento que se merece un director tan peculiar pero admirable como Van Sant. Tras triunfar en los festivales más importantes del mundo (con Palma de Oro incluida por "Elephant" en 2003) el último paso que le queda son los premios de la meca del cine. No lo tendrá fácil para triunfar con una película de nuevo basada en la homosexualidad, un tema recurrente en su filmografía con títulos como "Mala noche" (en 1985, uno de los primeros títulos gays que entró en el círculo comercial) o "Elephant" (2003). La experiencia de "Brokeback Mountain" hace tres años no trae buenos recuerdos a los filogays deseosos de lograr el reconocimiento igualitario también en la celulosa. Hace tres años la batalla acabó en derrota. Tal vez, este año, Van Sant cuente con más apoyos para que triunfe esta película que cuenta la vida de Harvey Milk, un activista homosexual que fue asesinado en San Francisco a balazos por un ex concejal.

Si uno pudiera imaginarse una pareja perfecta, ésta sería la de Van Sant y Sean Penn. El admirado y multi reconocido actor, que siempre suele poner su trabajo a disposición de los mejores directores, no ha desaprovechado esta oportunidad de trabajar con uno de los más importantes del panorama actual y, además, dar rienda suelta a su ideología progresista en el cine metiéndose en la piel del activista gay. Él carga con el peso de la película y su éxito dependerá en buena medida de si resulta convincente su interpretación. Penn podría lograr así su quinta nominación al Oscar y, tal vez, la segunda tras "Mystic River" (2003), aunque como Van Sant, el actor no cae nada bien en buena parte de la Academia. La suma de ambos deja tocado en sus aspiraciones que se va a tener que valer de su calidad para superar las barreras ideológicas.
Como actor secundario, parece que competirá en un reparto plagado de estrellas masculinas, Josh Brolin, que ya el año pasado obtuvo el reconocimiento unánime de la crítica por sus grandes trabajos en "No country for old men" y "En el valle de Elah". Sin lograr la nominación, Brolin encuentra en este film su gran esperanza de lograr así su primera nominación al Oscar.

Tres jóvenes talentos como Emile Hirsch (actor revelación del año anterior por precisamente la última película de Sean Penn, "Into the wild"), James Franco y el mexicano Diego Luna hacen más sugestivo un reparto lleno de talento y capaz de ofrecer grandes duelos interpretativos.

El director de fotografía Harris Savides, habitual de Van Sant, con el que ya ha trabajado en films como "Gerry" (2002) o "Elephant" (2003), vuelve a ser elegido por el cineasta para desarrollar una labor que el año anterior ya le dejó a un paso de la nominación por su trabajo de fotografía en "American Gangster".

Para la música, Van Sant se ha decantado por el habitual últimamente de Tim Burton, Danny Elfman, que ya ha colaborado en dos de los anteriores films de Van Sant, "Psycho" y "El indomable Will Hunting". Elfman tiene tres nominaciones fallidas a sus espaldas y este compositor tan prolífico y reconocido en otros premios, se merece ya un Oscar. ¿Será en esta ocasión?
¿Logrará el cine gay triunfar, al fin, en los Oscar? Si es así, esto sólo puede llegar de la mano de Van Sant. Habrá que ver si lo consigue.

2 comentarios:

carles dijo...

No sé por qué, pero intuyo que este año no van a estar ni Van Sant, ni los Coen, y ni siquiera Nolan o Scott entre los favoritos.
Y aunque falte mucho, también intuyo que la dinámica de los últimos años puede romperse. Hay demasiadas grandes producciones "tipo Oscar" en la carrera ("Australia", "Revolutionary Road", "The reader", "The changelling", "The curious case...") y eso hace pensar que al menos dos o tres de ellas van a copar las nominaciones. Se colará alguna sorpresa, casi seguro, pero creo que estaremos lejos de lo que ocurrió el año pasado, por ejemplo.

Jose Barriga dijo...

Van Sant siempre sera mi director preferido, y no necesita una estatuilla dorada para ser quien es,,, Un Saludo